LACTEOS Y SUS SUSTITUTOS

Cuando introducimos productos lácteos en nuestras recetas de repostería, buscamos añadir grasas que nos aporten jugosidad, humedad y potencian los sabores, los azucares propios de estos, la lactosa, intentando producir una miga suave y mucho más fina, y nos ayuda a que nuestro producto tenga una mayor vida y las cortezas no sean muy duras
La lactosa de la que hablábamos antes es un alimento para la levadura, siendo esta una de las maneras en las que ayudamos a la fermentación. Los lácteos que aportan líquidos a la masa también hidratan las proteínas de la harina favoreciendo el desarrollo del gluten, que nos aportara una estructura perfecta. Mejorando finalmente el valor nutritivo del producto final

Ya sabemos que las grasas realzan los sabores, pero también debemos tener en cuenta que el buttermilk, el creme fraiche, nata agria y el yogurt aporta su propio sabor a nuestra receta

CUANTOS TIPOS DE LACTEOS HAY?

LECHE:

¿Y QUE ES LA LECHE Y DE QUE SE COMPONE?

La leche es una secreción nutritiva de color blanquecino opaco producida por las glándulas mamarias de las hembras de los mamíferos. La principal función de la leche es la de nutrir a las crías.
Podemos encontrar leche de; vaca, búfalo, yak, oveja, cabra, camello, alpaca, llama, reno, alcesa, yegua y cebra. Aunque para nosotros las más conocidas y accesibles son la de vaca, oveja, cabra y búfalo ( a traves de la mozzarella).

La composición de la leche suele ser al entorno del 87% de agua, un 3,5% de proteínas y otro 3,5% de grasas.
La de mejor calidad por que tiene el menor contenido en colesterol, su grasa esta mejor emulsionada y es un poco más dulce que leche de vaca, es la leche de cabra.
Ya sea de cabra o de vaca siempre será mejor utilizar en nuestras recetas leche entera que una semi o desnatada
En el caso de la leche su grasa retarda la fermentación, provocando que la masa sea más flexible y elástica. Mejorando volumen y dando esa miga de poro pequeño que mantenía el producto más fresco, como ya habíamos hablado anteriormente

Por el contrario también debemos saber que la grasa de la leche de vaca y en sus derivados hablando de leche entera su concentración puede ser superior que la de algunas carnes de las más grasas que, suelen ser saturadas en su mayor parte. El contenido en colesterol también es alto: una taza de leche entera tiene 34 miligramos de colesterol. Además, la pasteurización hace las grasas más saturadas y la homogeneización facilita el paso a través de las paredes intestinales de las finísimas partículas de grasa sin previa digestión, lo que hace que se eleven los niveles de colesterol y de grasas saturadas en la sangre.
Teniendo en cuenta que la leche es para los lactantes y que es su único sustento hasta que pueden digerir otro tipo de alimento. Y sabiendo que en la naturaleza, los animales adultos no maman y menos leche de otra especie

Existen algunos problemas que son causados por el consumo de leche en algunas personas:

– Intolerancia a la lactosa, debido al déficit de lactasa, enzima digestiva que hidroliza la lactosa en glucosa y galactosa.
– Alergia o intolerancia a la proteína de la leche de vaca amr (iplv).
Y aquí entran lo que mal llamamos leches vegetales, puesto que sabemos que en si no son leche por que no es una secreción producida por una glándula mamaria. Y que su fabricación es humana tras un proceso de extracción. Y ciertamente no hay una variedad más pequeña que la de las leches animales

TIPOS DE “LECHES” VEGETALES

DE SOJA
Tal vez es la más conocida. Y con la única que conseguimos hacer un buttermilk, lo más parecido a la de una leche animal, porque el resto no se cortan igual que ésta. La leche de soja se obtiene a partir de soja y agua. Se puede usar para hacer cremas, batidos, helados, bechamel, natillas… es uno de los mejores sustitutos de la leche de vaca. No contiene colesterol, ni lactosa, así que es apto para diabéticos e intolerantes. Tiene fósforo
O, magnesio, hierro, vitaminas b, ácido fólico y aminoácidos.

DE COCO
También se usa mucho en repostería, sabiendo que aporta sabor. La hay normal o baja en grasas. Es una bebida bastante energética con alto contenido en aceites y azúcar, pero también contiene fibra y es de efecto diurético. Es muy rica en elementos básicos como vitaminas y minerales, magnesio, fósforo, calcio.

ALMENDRAS
Siempre teniendo en cuenta que nos va a aportar un sabor a almendra y que es fácil de hacer en casa. La comprada suelen tener azúcar añadido. Es de fácil digestión, tiene mucho potasio, es pobre en sodio y rica en proteínas, calcio y fósforo. Además, tiene fibra soluble e insoluble, con lo que protege la pared del colon. Y reduce el colesterol.

LECHE DE AVELLANAS
Como todas las que hemos visto hasta ahora se hace con agua y al igual que las demás exceptuando las de soja, aportan el sabor del fruto seco. Tiene muy bajo contenido en sodio y es rica en calcio y ácido fólico, además de en fósforo, hierro y fibra

LECHE DE ARROZ
De fácil digestión y aporta un buen sabor. Se obtiene fermentando granos de arroz cocidos, frescos y molidos. Es también energética y sirve para elaborar postres porque es muy cremosa. Cuando compramos tenemos que ver su composición por que hay casos en los que se les añade aceite de cártamo.

LECHE DE AVENA
Es muy digestiva y un gran sustituto de la leche de vaca. Con ella se pueden hacer salsas, natillas, batidos, bechamel y cremas dulces y saladas. Es muy rica en fibra y en vitamina. Para los celiacos no es una opción valida en todos los casos, y se les recomienda que consulten su consumo con su especialista.

HAY OTROS TIPOS DE LECHE: de espelta, de kamut, de quínoa, de nueces, de sésamo, de semillas de calabaza…

YOGUR:
Es leche que se ha fermentado con bacterias de ácido láctico y que se ha dejado espesar. Para nuestras preparaciones debemos utilizar yogur natural y siempre que sea posible yogur entero para obtener mejores resultados.

En el mismo caso que con la leche, como ya hemos hablado, puede haber intolerancias y alergias en este caso lo podemos sustituir por un yogurt de soja o de arroz, que son más digestivos y una buena fuente de proteínas.

SUERO DE LECHE (BUTTERMILK):
Lo conocemos por suero de leche, aunque en sus orígenes el buttermilk era el suero que queda cuando la nata se batía y se convertía en mantequilla. En la actualidad lo obtenemos añadiendo bacterias de ácido láctico a la leche desnatada o semidesnatada fermentándola para obtener un sabor ligeramente ácido. Debido a su acidez tiene un periodo largo de conservación. Aporta jugosidad a los productos horneados, suele utilizarse junto al bicarbonato sódico ya que neutraliza algo de su acidez. Y debemos decir que no es un sustitutivo de la leche.

Para hacerlo en casa es tan fácil como:

– echar 1 cucharada de zumo de limón o vinagre blanco a 250 ml. de leche y dejarla reposar durante 10 minutos a temperatura ambiente.
– echar 1 cucharada y 1/2 de crémor tártaro a 250 ml. de leche y dejarla reposar durante 10 minutos a temperatura ambiente.

NATA:
La nata la podemos dividir en varios tipos; la nata liquida, que a su vez se puede distinguir entre nata ligera o espesa, la nata fresca o crème fraîche y la nata agria.

Por lo general la nata que usamos en nuestras recetas es nata de alto contenido graso, de un 35% – 40% de materia grasa. Debe ser la pasteurizada no la ultra pasteurizada. También la podemos usar no solo como ingrediente sino como acompañamiento o relleno.

DENTRO DE LAS NATAS LIQUIDAS TENEMOS:
NATA LIGERA: tiene un 20,6% de material grasa, un 71,5% de agua y un 3% de proteínas. es difícil de encontrar, pero en su lugar encontraremos una con un 18,5% de materia grasa, conocida como crema de leche.
NATA ESPESA: ésta tiene un 56,6% de agua, un 2,2% de proteínas y alrededor de un 36% de grasa. al contener un mayor porcentaje en grasa la hace idónea para montar y sin que se nos corte. en el caso de que necesitemos una nata espesa y no la tengamos a mano o encontremos en ese momento podemos añadir tres cucharadas de mantequilla a nuestra nata, aumentando alrededor de un 30% el contenido en grasa, consiguiendo aumentar su estabilidad y firmeza si la queremos para rellenar.
NATA FRESCA :
En nuestras recetas puede aparecer como crème fraîche, que es una expresión francesa que traducida literalmente significa crema fresca. Es una crema blanca, grasa (30% – 40 % materia grasa) y ligeramente acidificada por los cultivos bacterianos que contiene ya que no ha sufrido una pasteurización. Originariamente la crème fraîche era una especialidad francesa pero ya se ha extendido fuera de sus fronteras. Tiene un delicado aroma a nueces o a mantequilla. Tiene dos versiones la líquida (liquide o fleurette) o espesa (épaise).
Cuando no disponemos de ella en el momento o no la encontramos en nuestro supermercado podemos hacer nuestra versión casera de la crème fraîche mezclando una taza de nata espesa de al menos 40% grasa con dos cucharadas de buttermilk, en este caso no es como el buttermilk que en cuestión de 10 minutos lo tenemos sino que debemos dejar que espese entre 18 y 48 horas fuera de la nevera, removiendo una o dos veces. Su vida es de unos tres días en nevera.
 NATA AGRIA:
Que en nuestras recetas puede aparecer como sour cream, es también una crema como la nata fresca, pero es más amarga, más espesa y menos grasa que la nata fresca. Tiene un 71,5% de agua, un 3% de proteína y solo tiene entre el 18 y el 20% de grasa. Es más ácida que la nata y se elabora a partir de la nata ligera, acidificada gracias a unos cultivos microbianos que producen el ácido láctico. Nos puede servir como sustitutivo de un yogur, ya que contiene la misma cantidad de materia grasa, de un buttermilk, aunque deberíamos licuarlo con leche o agua para que la receta mantenga suficiente líquido. La nata agria no se puede sustituir por nada cuando hablamos de repostería.
MANTEQUILLA:
La mantequilla es la emulsión de agua en grasa, obtenida como resultado del desuero, lavado y amasado de la grasa que se forma por el batido de la crema de leche. Se trata de un alimento muy graso, rico en grasas saturadas, colesterol y calorías, por lo que es recomendable para quienes requieran un importante consumo energético. Es uno de los ingredientes que aporta más sabor, pero no es saludable si abusamos de ella en nuestro consumo diario. Podemos reemplazar la por aceite de oliva o de girasol, la proporción para sustituir mantequilla por aceite es de 80 g de aceite por cada 100 g de mantequilla.
CON FRECUENCIA CONFUNDIMOS LA MANTEQUILLA, CON LA MARGARINA, EL CRISCO O LA MANTECA.
MARGARINA:
Se conoce como sustitución de la mantequilla y tiene su origen alrededor de 1860 cuando napoleón ordenó que se inventara un tipo de grasa sustituto y similar al de la mantequilla, pero económico, para las clases sociales pobres y las fuerzas armadas, fue entonces cuando se preparaba utilizando grasa de ballenas o grasa vegetal, extrayendo la porción líquida bajo presión y después dejándola solidificar.
La margarina moderna se puede hacer con una gran variedad de grasas animales o vegetales y se mezcla generalmente con leche descremada, sal y emulsionantes. Incluso ya las hay con activos que aseguran bajar el colesterol.
MANTECA:
Sobre todo en España, el término “manteca” suele confundirse. La manteca puede encontrarse de tipo animal, como lo es la manteca de cerdo, o la antigua de ballena, o la manteca vegetal que se conoce como aceite vegetal solidificado tras ser sometido a un proceso de hidrogenación, con una de sus marcas mas conocidas como el crisco. Se utiliza para la elaboración de margarina y puede ser perjudicial si contiene gran proporción de ácidos grasos trans.
En términos de cocina la manteca no tiene aroma y sabor , su consistencia firme suele conservarse incluso en temperatura ambiente. En el caso de la manteca de cerdo que se utiliza en la cocina salada, posee un aroma similar a los productos derivados del cerdo. La manteca vegetal se utiliza en ciertas recetas de cocina y repostería dulce, sin embargo su consistencia es ideal cuando se quiere conservar la firmeza.

* La margarina vegetal es la opción más sana por contener menos porcentaje de grasas saturadas, grasas trans y colesterol, pero para ciertas recetas es incompatible por su falta de firmeza, como por ejemplo si queremos montar un buttercream.

 

Y EL GANADOR DEL SORTEO DEL MES DE JULIO ES:

Cuando introducimos productos lácteos en nuestras recetas de repostería, buscamos añadir grasas que nos aporten jugosidad, humedad y potencian los sabores, los azucares propios de estos, la lactosa, intentando producir una miga suave y mucho  más fina, y nos ayuda a que nuestro producto tenga una mayor vida y las cortezas no sean muy duras

La lactosa de la que hablábamos antes es un alimento para la levadura, siendo esta una de las maneras en las que ayudamos a la fermentación. Los lácteos que aportan líquidos a la masa también hidratan las proteínas de la harina favoreciendo el desarrollo del gluten, que nos aportara una estructura perfecta. Mejorando finalmente el valor nutritivo del producto final

 

Ya sabemos que las grasas realzan los sabores, pero también debemos tener en cuenta que el buttermilk, el creme fraiche, nata agria y el yogurt aporta su propio sabor a nuestra receta

 

CUANTOS TIPOS DE LACTEOS HAY?

 

LECHE:

 

  ¿Y QUE ES LA LECHE Y DE QUE SE COMPONE?

 

La leche es una secreción nutritiva de color blanquecino opaco producida por las glándulas mamarias de las hembras de los mamíferos. La principal función de la leche es la de nutrir a las crías.

Podemos encontrar leche de; vaca, búfalo, yak, oveja, cabra, camello, alpaca, llama, reno, alcesa,  yegua y cebra. Aunque para nosotros las más conocidas y accesibles son la de vaca, oveja, cabra y búfalo ( a traves de la mozzarella).

 

La composición de la leche suele ser al entorno del 87% de agua, un 3,5% de proteínas y otro 3,5% de grasas.

La de mejor calidad por que tiene el menor contenido en colesterol, su grasa esta mejor emulsionada y es un poco más dulce que leche de vaca, es la leche de cabra.

Ya sea de cabra o de vaca siempre será mejor utilizar en nuestras recetas leche entera que una semi o desnatada

En el caso de la leche su grasa retarda la fermentación, provocando que la masa sea más flexible y elástica. Mejorando volumen y dando esa miga de poro pequeño que mantenía el producto más fresco, como ya habíamos hablado anteriormente
Por el contrario también debemos saber que la grasa de la leche de vaca y en sus derivados hablando de leche entera su concentración puede ser superior que la de algunas carnes de las más grasas que, suelen ser  saturadas en su mayor parte. El contenido en colesterol también es alto: una taza de leche entera tiene 34 miligramos de colesterol. Además, la pasteurización hace las grasas más saturadas y la homogeneización facilita el paso a través de las paredes intestinales de las finísimas partículas de grasa sin previa digestión, lo que hace que se eleven los niveles de colesterol y de grasas saturadas en la sangre.

Teniendo en cuenta que la leche es para los lactantes y que es su único sustento hasta que pueden digerir otro tipo de alimento. Y sabiendo que  en la naturaleza, los animales adultos no maman y menos leche de otra especie
Existen algunos problemas que son causados por el consumo de leche en algunas personas:

Y aquí entran lo que mal llamamos leches vegetales, puesto que sabemos que en si no son leche por que no es una secreción producida por una glándula mamaria. Y que su fabricación es humana tras un proceso de extracción. Y ciertamente no hay una variedad más pequeña que la de las leches animales

 

 

TIPOS DE “LECHES” VEGETALES

 

  • DE SOJA

Tal vez es la más conocida. Y con la única que conseguimos hacer un buttermilk, lo más parecido a la de una leche animal, porque el resto no se cortan igual que ésta. La leche de soja se obtiene a partir de soja y agua. Se puede usar para hacer cremas, batidos, helados, bechamel, natillas… es uno de los mejores sustitutos de la leche de vaca. No contiene colesterol, ni lactosa, así que es apto para diabéticos e intolerantes. Tiene fósforo

O, magnesio, hierro, vitaminas b, ácido fólico y aminoácidos.

 

  • DE COCO

También se usa mucho en repostería, sabiendo que aporta sabor. La hay normal o baja en grasas. Es una bebida bastante energética con alto contenido en aceites y azúcar, pero también contiene fibra y es de efecto diurético. Es muy rica en elementos básicos como vitaminas y minerales, magnesio, fósforo, calcio.

 

  • ALMENDRAS

Siempre teniendo en cuenta que nos va a aportar un sabor a almendra y que es fácil de hacer en casa. La comprada suelen tener azúcar añadido. Es de fácil digestión, tiene mucho potasio, es pobre en sodio y rica en proteínas, calcio y fósforo. Además, tiene fibra soluble e insoluble, con lo que protege la pared del colon. Y reduce el colesterol.

 

  • LECHE DE AVELLANAS

Como todas las que hemos visto hasta ahora  se hace con agua y al igual que las demás exceptuando las de soja, aportan el sabor del fruto seco. Tiene muy bajo contenido en sodio y es rica en calcio y ácido fólico, además de en fósforo, hierro y fibra

 

  • LECHE DE ARROZ

De fácil digestión y aporta un buen sabor. Se obtiene fermentando granos de arroz cocidos, frescos y molidos. Es también energética y sirve para elaborar postres porque es muy cremosa. Cuando compramos tenemos que ver su composición por que hay casos en los que se les añade aceite de cártamo.

 

  • LECHE DE AVENA

Es muy digestiva y un gran sustituto de la leche de vaca. Con ella se pueden hacer salsas, natillas, batidos, bechamel y cremas dulces y saladas. Es muy rica en fibra y en vitamina. Para los celiacos no es una opción valida en todos los casos, y se les recomienda que consulten su consumo con su especialista.

 

  • HAY OTROS TIPOS DE LECHE: de espelta, de kamut, de quínoa, de nueces, de sésamo, de semillas de calabaza…

 

 

YOGUR:

Es leche que se ha fermentado con bacterias de ácido láctico y que se ha dejado espesar. Para nuestras preparaciones debemos utilizar yogur natural y siempre que sea posible yogur entero para obtener mejores resultados.

 

En el mismo caso que con la leche, como ya hemos hablado, puede haber intolerancias y alergias en este caso lo podemos sustituir por un yogurt de soja o de arroz, que son más digestivos y una buena fuente de proteínas.

 

SUERO DE LECHE (BUTTERMILK):

Lo conocemos por suero de leche, aunque en sus orígenes el buttermilk era el suero que queda cuando la nata se batía y se convertía en mantequilla. En la actualidad lo obtenemos añadiendo bacterias de ácido láctico a la leche desnatada o semidesnatada fermentándola para obtener un sabor ligeramente ácido. Debido a su acidez tiene un periodo largo de conservación. Aporta  jugosidad a los productos horneados, suele utilizarse junto al  bicarbonato sódico ya que neutraliza algo de su acidez. Y debemos decir que no es un sustitutivo de la leche.

 

 

Para hacerlo en casa es tan fácil como:

 

– echar 1 cucharada de zumo de limón o vinagre blanco a 250 ml. de leche y dejarla reposar durante 10 minutos a temperatura ambiente.

– echar 1 cucharada y 1/2 de crémor tártaro a 250 ml. de leche y dejarla reposar durante 10 minutos a temperatura ambiente.

 

NATA:

La nata la podemos dividir en varios tipos; la nata liquida, que a su vez se puede distinguir entre nata ligera o espesa, la nata fresca o crème fraîche y la nata agria.

 

Por lo general la nata que usamos en nuestras recetas es nata de alto contenido graso, de un  35% – 40% de materia grasa. Debe ser la pasteurizada no la ultra pasteurizada. También la podemos usar no solo como ingrediente sino como acompañamiento o relleno.

 

DENTRO DE LAS NATAS LIQUIDAS TENEMOS:

  • NATA LIGERA: tiene un 20,6% de material grasa, un 71,5% de agua y un 3% de proteínas. es difícil de encontrar, pero en su lugar encontraremos una con un 18,5% de materia grasa, conocida como crema de leche.
  • NATA ESPESA: ésta tiene un 56,6% de agua, un 2,2% de proteínas y alrededor de un 36% de grasa. al contener un mayor porcentaje en grasa la hace idónea para montar y sin que se nos corte. en el caso de que necesitemos una nata espesa y no la tengamos a mano o encontremos en ese momento podemos añadir tres cucharadas de mantequilla a nuestra nata, aumentando alrededor de un 30% el contenido en grasa, consiguiendo aumentar su estabilidad y firmeza si la queremos para rellenar.
  • NATA FRESCA :

En nuestras recetas puede aparecer como crème fraîche, que es una expresión francesa que traducida literalmente significa crema fresca. Es una crema blanca, grasa (30% – 40 % materia grasa) y ligeramente acidificada por los cultivos bacterianos que contiene ya que no ha sufrido una pasteurización. Originariamente la crème fraîche era una especialidad francesa pero ya se ha extendido fuera de sus fronteras. Tiene un delicado aroma a nueces o a mantequilla. Tiene dos versiones la líquida (liquide o fleurette) o espesa (épaise).

Cuando no disponemos de ella en el momento o no la encontramos en nuestro supermercado podemos hacer nuestra versión casera de la crème fraîche mezclando una taza de nata espesa de al menos 40% grasa con  dos cucharadas de buttermilk, en este caso no es como el buttermilk que en cuestión de 10 minutos lo tenemos sino que  debemos dejar que espese entre 18 y 48 horas fuera de la nevera, removiendo una o dos veces. Su vida es de unos tres días en nevera.

  • NATA AGRIA:

Que en nuestras recetas puede aparecer como sour cream, es también una crema como la nata fresca, pero es más amarga, más espesa y menos grasa que la nata fresca. Tiene un 71,5% de agua, un 3% de proteína y solo tiene entre el 18 y el 20% de grasa. Es más ácida que la nata y se elabora a partir de la nata ligera, acidificada gracias a unos cultivos microbianos que producen el ácido láctico. Nos puede servir como sustitutivo de un yogur, ya que contiene la misma cantidad de materia grasa, de un buttermilk, aunque deberíamos licuarlo con leche o agua para que la receta mantenga suficiente líquido. La nata agria no se puede sustituir por nada cuando hablamos de repostería.

MANTEQUILLA:

La mantequilla es la emulsión de agua en grasa, obtenida como resultado del desuero, lavado y amasado de la grasa que se forma por el batido de la crema de leche. Se trata de un alimento muy graso, rico en grasas saturadas, colesterol y calorías, por lo que es recomendable para quienes requieran un importante consumo energético. Es uno de los ingredientes que aporta más sabor, pero no es saludable si abusamos de ella en nuestro consumo diario. Podemos reemplazar la por aceite de oliva o de girasol, la proporción para sustituir mantequilla por aceite es de 80 g de aceite por cada 100 g de mantequilla.

CON FRECUENCIA CONFUNDIMOS LA MANTEQUILLA, CON LA MARGARINA, EL CRISCO O  LA MANTECA.

  • MARGARINA: 

Se conoce como  sustitución de la mantequilla y tiene su origen alrededor de 1860 cuando napoleón ordenó que se inventara un tipo de grasa sustituto y similar al de la mantequilla, pero económico, para las clases sociales pobres y las fuerzas armadas, fue entonces cuando se preparaba utilizando grasa de ballenas o grasa vegetal, extrayendo la porción líquida bajo presión y después dejándola solidificar.

La margarina moderna se puede hacer con una gran variedad de grasas animales o vegetales y se mezcla generalmente con leche descremada, sal y emulsionantes. Incluso ya las hay con activos que aseguran bajar el colesterol.  

  • MANTECA:

Sobre todo en España, el término “manteca” suele confundirse. La manteca puede encontrarse de tipo animal, como lo es la manteca de cerdo, o la antigua de ballena, o la manteca vegetal que se conoce como aceite vegetal solidificado tras ser sometido a un proceso de hidrogenación, con una de sus marcas mas conocidas como el crisco. Se utiliza para la elaboración de margarina y puede ser perjudicial si contiene gran proporción de ácidos grasos trans.

En términos de cocina la manteca no tiene aroma y sabor , su consistencia firme suele conservarse incluso en temperatura ambiente. En el caso de la manteca de cerdo que se utiliza en la cocina salada, posee un aroma similar a los productos derivados del cerdo. La manteca vegetal se utiliza en ciertas recetas de cocina y repostería dulce, sin embargo su consistencia es ideal cuando se quiere conservar la firmeza

* la margarina vegetal es la opción más sana por contener menos porcentaje de grasas saturadas, grasas trans y colesterol, pero para ciertas recetas es incompatible por su falta de firmeza, como por ejemplo si queremos montar un buttercream.

 

Y  EL GANADOR DEL SORTEO DEL MES DE JULIO ES :

  • Sara Lopez

 

 SORTEO REALIZADO POR SORTEAEDOS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s