Galletasssssssssssssssss

Me da pena pero con tanta actividad no me dan las horas del día y sin querer tardo un monton en pasarme de nuevo por aqui pero aqui esta la entrada y el sorteo y tengo a medio camino la proxima entrada yujuuuuuuuuuuuu.

Me encanta hacer galletas, cuando tengo mi tiempo para hacer las cómodamente, sin agobios y sin prisas, lo cual, no suele suceder habitualmente, pero todo trabajo tiene sus virtudes y sus inconvenientes, solo hay que saber ver el lado positivo en toda ocasión, para que el trabajo sea un momento de placer diario y no una cruz.
Me gusta sentarme ver la galleta, no solo mirarla como si de un lingote de oro se tratara sino ver que puede hacerse con ella, mirar la como un lienzo en blanco. Pero esto solo lo puedes hacer cuando haces las galletas sin que sean parte de un pedido. Porque lo primero es cubrir y superar las expectativas del cliente.
El primer pasó como en todo en esta vida es saber cuál es su destino, y si las galletas van a llevar glasa, una impresión de fondant o de oblea, o si vamos a jugar con diferentes colores y sabores para hacer diferentes motivos.
En mi caso para una galleta que va cubierta con glasa real o sin nada, ya sea de vainilla o con otro sabor utilizando una esencia. En mi caso personal sigo la receta de Bea Roque porque es la que me funciona mejor.
Es una masa fácil de hacer, resisten bastante bien la humedad, se trabaja muy bien con la masa para poder dar la forma a nuestras galletas siguiendo unos pasos básicos y sobre todo son galletas que son ricas, no sacrifican el paladar por la imagen.
El secreto para mi esta en el equilibrio entre los ingredientes, y un buen rodillo con medidas, porque una de las reglas más importantes que tenemos para conseguir la galleta perfecta es que sea uniforme y que no sea de menos de 0,5cm de grosor, sobre todo si va a llevar glasa real para que sea una proporción adecuada, cuando mordemos un pedacito en nuestra boca.
Como os decía de las recetas que uso está en concreto es de Bea Roque, que hizo una adaptación de otra receta. Podéis verla en su blog o en su libro, a la venta.
Son galletas con una base de mantequilla y dependiendo del cortador y sus medidas conseguiremos unas 35 galletas si nuestro contador es de unos 10cm y somos hábiles a la hora de cortar.
Ingredientes:
• 250 gr. mantequilla a temperatura ambiente
• 250 gr. Icing sugar/ azúcar hiperrefinado
• 1 huevo XL / 1 huevo L y una yema, a temperatura ambiente
• 650 gr. harina todo uso tamizada
• 1 chorrito de leche para ligar la masa
• Aroma vainilla u otro a gusto.

Necesidades:

• Batidora de barillas, como mínimo si no tenemos una un poco más profesional, sé que hay quien la hace con la termomix, pero no queda igual que con una batidora de palas tipo a la kitchen aid o a la bosh.
• Espátula
• Rodillo
• Papel de hornear
• Bandejas para hornear
• Y un botecito de paciencia

Elaboración:

• Lo primero es depositar la mantequilla en el vaso de la batidora, (y como decíamos a temperatura ambiente, que no es sinónimo de la saco a última hora y la meto en el microondas un minutillo. No sirve el apaño de meterlo en el microondas porque aunque de aspecto superficial, nos parezca que tiene esa textura pomada, el microondas nos licua el centro y por fuera tenemos el aspecto deseado pero al empezar a batir, SORPRESA, y no podemos realizar nuestra receta.) Blanqueamos la mantequilla durante 4 o 5 minutos, estando pendiente de que no se quede toda la mantequilla pegada contra la pared del vaso o en la pala (si es el caso paramos, y con la espátula lo bajamos y continuamos.
• Una vez que nuestra mantequilla empieza a estar menos amarillenta y se pega menos, podemos empezar a incorporar nuestro icing sugar que yo lo tamizo previamente para perder luego el mínimo tiempo posible, poco a poco y a una velocidad baja porque si al meter el azúcar en polvo le damos potencia vamos a conseguir una nube de polvo. Y lo integramos sin sobre amasarlo, no más de 3 minutos.
• Por lo general veremos más claramente como ha blanqueado nuestra mantequilla. Pues este es el momento de incluir nuestro huevo, yo no suelo comprar XL así que pongo uno L y una yema, que previamente pincho las yemas antes de echarlos.
• Una vez integrado para mi es el momento de para la maquina, y comprobar que no hay nada de mantequilla que se haya quedado pegada en la base o paredes del vaso de la batidora o en las palas, sin haber blanqueado y suavizado su textura. Y ya incorporo la esencia (las esencias son fuertes hay que seguir las recomendaciones del fabricante si no queremos morir por exceso de sabor, que podría convertir nuestras galletas en incomibles) y continuamos batiendo.
• Al igual que hemos hecho con nuestro icing sugar o por lo menos yo en mi caso tamizo previamente la harina, y la voy incorporando a cucharadas y a una velocidad baja, a menos que nos encante las nubes de harina. Para que ligue bien la masa se recomienda no interrumpir este proceso, vamos que no es el mejor momento para parar y ponernos a comprobar si hay mantequilla pegada a algún sitio, debe ser un proceso fluido. (este es el paso que más puede dañar el motor de nuestra batidora) en el proceso de amasado llegaremos al punto en el que la cantidad de harina es mayor a los líquidos, grasas y el huevo que hace que nuestro masa homogenice y sea compacta y comienza a partirse como a desmigarse.
• Este es el momento idóneo para poner nuestro chorrito de leche, que dependerá de la humedad ambiental y otros factores, así que no tiene por qué ser la misma cantidad siempre. Si no hemos terminado de incorporar la harina terminamos y si nos hemos pasado con la leche pues rectificamos con un poco mas de harina.
• Buscamos una masa que no sea pegajosa, pero notaremos la grasa de la mantequilla. Es el momento de preparar nuestro papel de horno. Dividimos la masa en dos o tres trozos, y como nuestro papel generalmente es rectangular, damos una forma rectangular con las manos para facilitar el estirado, le colocamos otro papel por encima.
• Si tenemos un rodillo con medidas estiramos, si no es así buscamos una referencia que poner a los dos lados, para que nuestra masa este estirada a la misma altura en todas sus dimensiones. Si nuestra masa no es lisa vamos a tener problemas en el horneado y a la hora de hacer el relleno con la glasa real.
• Una vez que hemos extendido toda nuestra masa. Lo colocamos en nuestra bandeja tal y como esta y lo llevamos a la nevera mínimo 2 -3 horas hasta incluso un par de días.
• Una vez enfriado tanto la masa como las bandejas, lo interesante es sacar de una en una las masas y las bandejas. Retirar el papel de arriba e ir cortando la con nuestros cortadores y colocando las galletas en nuestra bandeja contando que nuestras galletas van a crecer un poco y tenemos que dejar una separación para que no se peguen en el horneado. Y para mi es importante que según vamos rellenando la bandeja esta vuelva a la nevera y no pierda el frio. Porque si colocamos la masa sobre la bandeja a temperatura ambiente la masa se va a reblandecer y vamos a conseguir que se deforme.
• Juntamos nuestros recortes y los volvemos a dar forma con la mano y colocamos el papel superior y estiramos de nuevo. Y por supuesto enfriamos cuanto más tiempo mejor(o en el congelador para que sea más rápido, si tenemos espacio para que la lamina esta liso). Tenemos que tener encuentra que al igual que el hojaldre cuantas más veces unifiquemos y restiremos haremos capas que posiblemente nos creen burbujas de aire dentro de nuestra galleta, la cual dejara de ser lisa e incluso como correosa, su aspecto no será muy bonito pero el sabor será el mismo.
• A mí personalmente me gusta dejarlas al menos una hora o dos en la nevera cortadas antes de hornearlas.
• Con el horno ya caliente a 180º, sacamos la bandeja o bandejas que podamos meter en nuestro horno a la vez.
• Si la galleta no tiene un grosor uniforme se dorara primero por las zonas más finas, y dependiendo del horno puede ser que se tuesten antes las que están al fondo de la bandeja que las que están más cerca de la puerta. Nunca poner en la misma bandeja galletas de tamaños muy dispares, porque no se hornean en el mismo tiempo y podemos o dejar unas crudas u otras demasiado tostadas. Así que tampoco tendremos un tiempo estipulado, todo dependerá del tamaño de nuestras galletas.
Yo tiendo a dejarlas blanquitas y hacer un segundo horneado.

• Cuando empieza a oler a galleta y los bordes comienzan a dorarse un poco yo las saco. Una vez fuera del horno, con una espátula en ángulo mientras aun están calientes y sobre todo la bandeja así que OJO CON QUEMARSE, despegamos las galletas y las dejamos que se enfríen en la bandeja si están poco hechas o después de 5 minutillos pasamos a una rejilla para que no continúen cociéndose (haciendo una segunda cocción. Una vez frías las podemos apilar. Pero lo más importante es que sobre una bandeja caliente no podemos colocar la galleta recién cortada. Si solo tenemos una bandeja debemos enfriarla antes de colocar galletas nuevas para hornear.
• Ya sea cual sea el método que vallamos a utilizar para decorar nuestras galletas o para guardarlas en un tapper hermético debemos estar más que seguros de que nuestra galleta está completamente fría, lo que le va a llevar lo menos 2-3 horas dependiendo del tamaño y grosor de las mismas.
• Si queremos nuestras galletas de chocolate con sustituir 50gr de harina por cacao en polvo desgrasado y sin azucares añadidos.

En muchas ocasiones cuando mi propuesta para una galleta es más un sabor que la decoración con la glasa o con fondant, y partiendo de este caso si el sabor es una fruta hago una pequeña variación de la receta de Bea Roque.
Al igual que cuando hago un producto para veganos o intolerantes al huevo y lo sustituyo, aunque en esta ocasión no es nuestro objetivo y no lo vamos a sustituir totalmente, me baso en esas proporciones para modificar esta receta.
Ya que en vez de aportar el sabor mediante un extracto en este caso lo voy a hacer mediante un culís y para que nuestra masa continúe siendo una masa consistente y nos proporcione una galleta, sabrosa, duradera y que si al final decidimos glasearla tenga las cualidades necesarias.
Tras las modificaciones la receta queda así:
• 225gr de mantequilla
• 1 huevo M
• ½ cucharada sopera de culís ( el culís si lo podemos reducir y espesar al hacerlo, mejor)
• 750Gr de harina todo uso
• 200 gr de azúcar
• 2 cucharadas de azúcar avainillado.
• y más o menos una cucharada sopera de leche (también depende un poco del día y la humedad ambiental)
y una modificación muy importante debemos meter nuestra masa una vez formada a la nevera cubierta con un trapo húmedo o bien sellada con film transparente a la nevera una hora mínimo para que endurezca un poco, porque va a ser un poco más blanda que nuestra masa de extracto .
Los pasos para realizar la receta son los mismos y los tiempos de espera después de estirar la masa y cortar y la cocción es igual. El único inconveniente es que a la hora de estirar nuestra masa está un poco más dura y nos costara un poco mas de trabajo.

Y ahora el ganador del sorteo del mes de enero.

  • Marta Perez

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s